The world number 1 in commercial laundry
Llámanos: (+34) 93 479 54 10
LAVANDERÍAS PÚBLICAS

LAVANDERÍAS PÚBLICAS

Orígenes, rol e historia

Junto con el frigorífico, la lavadora es el electrodoméstico más habitual en los hogares de todo el mundo. La historia de la lavadora se remonta a las primeras civilizaciones, cuando la gente intentaba encontrar las mejores maneras de lavar sus ropas, primero en riachuelos y luego en casas de lavado y tanques más sofisticados.

La lavadora cumple una necesidad básica: lava ropas y tejidos de casa. Y es esta necesidad diaria, asociada con el deseo de hacer del proceso de lavado algo menos laborioso y más higiénico, lo que ha traído un amplio abanico de inventos muy familiares.

Las primeras casas de lavado lavanderia publica

Lavar tejidos a mano es una de las tareas más laboriosas a realizar en casa. Las lavanderas solían lavar tejidos con jabón en la orilla de un riachuelo, río, fuentes o en casas de lavado. Frotaban la ropa con piedras y tablas de madera, añadiendo arena si era necesario, como forma de eliminar manchas y suciedad incrustada. Entonces la giraban, habiéndola golpeado con una porra de madera, para sacar todo el agua restante.

Antes de los lavaderos 

Con el paso de los años, las lavanderas mejoraron sus técnicas usando una variedad de detergentes naturales. Los Galos usaban cenizas de madera para limpiar mejor el material, un proceso que data del año 2.800 a.C. Las cenizas se usaban en los primeros detergentes y fueron reemplazados por cristales de soda.

Los Romanos, por otra parte, construyeron lavanderías públicas (fullonicae en Latín). Al ser la hierba jabonera muy cara, ya que se importaba de Siria, los Romanos usaban orina humana fermentada para blanquear el tejido, gracias a su concentración de amoníaco. La orina se vertía en un tanque y la lavandera/o se ocupaba de tratar la ropa: pisando repetidamente en las sábanas y ropas para lavarlas.

El emperador Vespasiano aún hoy es famoso por haber impuesto una tasa para la recolección de orina. Cuando su hijo, Tito, se quejó de esto, Vespasiano le puso los primeros oboles (moneda de entonces) recaudados con dicha tasa, debajo de la nariz de Tito y le preguntó si olían mal. Tito contestó que no era así y de esta conversación nació el proverbio Pecunia non olet: “El dinero no tiene olor”. Siglos después, los primeros lavabos públicos fueron llamados Vespasianos.

Y, más tarde, en 1909, en Elbeuf (76), la orina humana aún seguía recolectándose para el lavado de las sábanas militares.

Entre las profesiones que surgieron en el siglo XIX, también se podían encontrar lavanderas, prensadoras y hasta blanqueadoras. Estas mujeres eran empleadas en lavanderías o trabajaban por su cuenta.

El papel de las Casas de Lavado

Antes de la llegada de las casas de lavado y otras áreas fuera del lavado, los lugareños tenían que utilizar agua sucia, lo cual era una fuente de infecciones. La proliferación de las casas de lavado jugó un gran papel en términos de salud pública e higiene, en una época donde el cólera, viruela y fiebre tifoidea habían asolado a la población.

Subsidiarias estatales financiaron en parte la construcción de casas de lavado públicas y declaraciones gubernamentales se llevaron a cabo, incluso entonces, sobre los principios básicos de higiene.

Las casas de lavado eran áreas cubiertas, distribuidas para facilitar el trabajo de las lavanderas. Estos establecimientos eran una señal de riqueza y era posible juzgar el nivel de prosperidad de un pueblo por el número de casas de lavado públicas.

Las casas de lavado también jugaron un importante rol social: mujeres de todo el pueblo se reunían ahí al menos 1 vez a la semana (excepto las más ancianas) e intercambiaban noticias locales. La casa de lavado se convirtió en una “casa de charla” y no era inusual oír a mujeres cantar, como forma de aligerar sus tareas diarias y el paso del tiempo.

Las casas de lavado desaparecieron gradualmente tan pronto como el agua corriente se extendió en los hogares. Las técnicas de estas lavanderas inspiraron los primeros prototipos de lavadoras.

 

® Marca registrada de Alliance Laundry Systems LLC
© 2017 Todos los derechos reservados